Benito Pérez Galdós, (Las palmas de Gran Canaria 1843 – Madrid 1920) fue uno de los mayores novelistas de la historia de España y está considerado como uno de los mejores representantes del realismo. Conocido por el gran público sobre todo por sus “Episodios nacionales”, o “Fortunata y Jacinta”, Galdós fue, además de novelista, dramaturgo, político y académico.

Las conferencias serán impartidas por el dramaturgo Juan Carlos Pérez de la Fuente, quien ejerce de coordinador del Año Galdós en la Comunidad de Madrid. De la Fuente ha sido director del Centro Dramático Nacional y del Teatro Español, además de autor de numerosos montajes.  Es poseedor, entre otros galardones, del Premio Nacional de Teatro, la Medalla de Oro de las Bellas Artes o el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid.

 

Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán: Te quiero, te aguardo, te espero en Palma-Strasse

Pérez Galdós fue hermético a la hora de hablar de su vida privada y sentimental. Ni sus más íntimas amistades consiguieron sacarle una sola palabra. Él, maestro en contar historias ajenas, supo salvaguardar la suya propia, como si se tratara del tesoro más preciado. Es verdad, que con paciencia y conocimiento de sus relaciones epistolares puedes llegar a hilvanar la realidad y la ficción en sus novelas y obras teatrales. Pero necesitas la correspondencia.

De las muchas relaciones emocionales que mantuvo Benito Pérez Galdós a lo largo de su vida, sin duda, la más importante es la de doña Emilia Pardo Bazán.  Y la conocemos gracias a su relación epistolar.  Frente a las más de noventa cartas que nos han llegado de Emilia a Benito, tan solo tenemos una del escritor canario a la escritora gallega. Sabemos que su relación empezó con admiración de discípula y maestro, que tuvo momentos muy apasionados en el más amplio sentido de la palabra, que se enfrió, aunque dejó un poso muy importante de mutua admiración intelectual.

Hemos rescatado momentos únicos de los dos escritores más importantes de su época. Momentos con un alto voltaje sexual, momentos tiernos, irónicos, divertidos, dolorosos, de reproches… momentos en definitiva de una pareja de enamorados, con la particularidad de llamarse EMILIA PARDO BAZÁN Y BENITO PÉREZ GALDÓS.

Disfruten con ellos y no olviden esta máxima: PARA CONOCER A PÉREZ GALDÓS Y A PARDO BAZÁN TIENEN QUE LEERLOS.

 

 

 

Benito Pérez Galdós: La espiritualidad de un ¿anticlerical?

¿Era Galdós anticlerical? ¿Era espiritual? ¿Cuál era su pensamiento religioso?

Para contestar a estas preguntas nos detendremos en dos de sus textos fundamentales, una obra de teatro y una novela: ELECTRA y MISERICORDIA.

Permítanme unas palabras de “BENINA” la divina criada alcarreña, una flor en el estiércol y protagonista de MISERICORDIA: Dios me ha puesto en el mundo para que viva, y no para que me deje morir de hambre. Los gorriones, un suponer, ¿tienen vergüenza? Lo que tienen es pico. Y mirando las cosas como deben mirarse, yo digo que Dios, no tan solo ha creado la tierra y el mar, sino que son obra suya mismamente la tienda de ultramarinos, el Banco de España, las casas donde vivimos y, pongo por caso, los puestos de verdura…Todo es de Dios.

MISERICORDIA es el título de una de las más extraordinarias obras de nuestra literatura. MISERICORDIA es la razón de la sinrazón de España, el orden en el disparate y la locura, que diría MARIA ZAMBRANO.

No quiero terminar sin dejar constancia de las palabras pronunciadas por el doctor Marañón, médico y amigo de Galdós, sobre su religiosidad y que fue testigo presencial de muchos momentos religiosos del novelista. «Es posible (escribe Marañón) que ninguno entre los centenares de fieles que, apiñados, presenciaban los Oficios, los siguieran con el entrañable temblor del espíritu de aquel hombre señalado por heterodoxo, pero cuya costra de circunstancial anticlericalismo ocultaba su auténtica religiosidad».

Les invito a realizar un apasionante viaje al corazón de la obra y de la vida de GALDÓS y descubrir su compromiso con la ESPIRITUALIDAD; aunque no deben olvidar que para CONOCER A GALDÓS HAY QUE LEER A GALDÓS.

 

 La espiritualidad de un anticlerical (Parte 1)

 

 

 

La espiritualidad de un anticlerical (Parte 2)

 

Benito Pérez Galdós: Patria y Nación

Recuerdo aquella terrible noche cuando los yihadistas atentaron en París contra la sala de fiestas Bataclán. En medio del caos y la incertidumbre los franceses tuvieron la necesidad de UNIRSE para cantar por las calles la Marsellesa y me emocionó. Y pensé en nosotros los españoles y en los atentados que hemos vivido en carne propia. Y me costaba recuperar imágenes donde estuviéramos todos unidos bajo nuestra bandera o nuestro himno.  Sin duda algo hemos hecho mal los españoles a la hora de explicar a las distintas generaciones el concepto de patria o el de nación. O la importancia que puede tener reconocerse en un himno.

El autor que más y mejor ha reflexionado sobre PATRIA y NACIÓN es BENITO PÉREZ GALDÓS. Conoce tan bien el alma española que su palabra nos llega a este laberíntico siglo XXI como si la hubiera escrito ayer para ser publicada en cualquier periódico nacional. Vamos a descubrir en TRAFALGAR, el primero de sus EPISODIOS NACIONALES, el más bello acto de iniciación del joven GABRIEL DE ARACELI al descubrir sus sentimientos patrióticos.

También recordaremos el famoso DISCURSO AL PUEBLO DE MADRID que PÉREZ GALDÓS realizó con ocasión de la CELEBRACIÓN DEL PRIMER CENTENARIO DEL 2 DE MAYO.  ALLÍ NUESTRO AUTOR NOS RECOMENDARÁ LA CREACIÓN DE UN CENTRO DE ESTUDIOS PARA  LA CONSERVACIÓN DE LA MEMORIA. También descubriremos un discurso que Galdós realizó a sus compatriotas canarios titulado LA FE NACIONAL.

Os invito a participar en esta aventura galdosiana aunque no deben olvidar esta máxima: DESCUBRIR A GALDÓS ES LEER A GALDÓS